Slime casero

Hoy vamos a hablar de cómo fabricar slime de manera sencilla en casa. Este es uno de los experimentos caseros más populares desde hace ya cierto tiempo. Con seguiremos con el una masa elástica que entretiene por igual a niños y adultos. Esta es una forma de hacer esta masa gelatinosa sin necesidad de manipular bórax.

Como decimos el slime es una masa elástica que se caracteriza por su textura y su facilidad para ser manipulada. Se trata de una forma para divertir y entretener a los más pequeños de la casa muy fácil de crear, y que también nos servirá como una válvula de desestres para los adultos. Este producto vamos a poder crearlo en casa utilizando algunos ingredientes muy sencillos de encontrar y que utilizaremos siguiendo unos sencillos pasos.

Los materiales que necesitamos para crear slime

  • Dos recipientes de plástico.
  • 150 ml de agua.
  • Cola blanca.
  • Colorante comestible.
  • Una cucharilla.
  • 3 cucharadas de detergente líquido.

Slime creado

Pasos a seguir para fabricar slime

  1. Vamos a colocar en uno de los recipientes 2 cucharadas de cola blanca. A continuación agregaremos 4 gotas de colorante alimenticio y lo mezclaremos todo hasta que se vea de un color uniforme. Si te interesa tener un color más intenso solo has de añadir más colorante.
  2. En el otro recipiente vamos a añadir 2 cucharadas del detergente líquido y una de agua. Removeremos bien hasta que se mezclen.
  3. En este punto vamos a juntar las dos mezclas en uno de los recipientes. Lo removeremos hasta se forme una masa uniforme. Podemos utilizar las manos hasta que tome una mejor consistencia.

Con todo esto obtendremos nuestra masa elástica y viscosa. En otras recetas que puedes encontrar por la red verás que se utiliza bórax, pero muchos especialistas indican que no debería ser manipulado por niños. El ácido bórico (bórax) lo podremos encontrar presente en la composición de jabones, detergentes o pesticidas entre otras cosas.

Como hemos visto en esta receta el slime puede lograrse sin manipular directamente ese componente, haciendo un poco más segura la fabricación.

Este tipo de experimentos resultan muy educativos, pero si no tienes tiempo de llevarlo acabo siempre puedes comprar la fábrica de slime o un bote con el slime ya creado.